logo

Hacia los 100 años de la Reforma Universitaria

Durante el primer semestre de 2016 se conformó el Foro Universitario por el Bicentenario. A doscientos años de la declaración de la independencia argentina, las universidades invitaron a discutir y a conversar, a pensar en común la historia y el presente de nuestro país. A pesar de estar transitando momentos muy difíciles, no dudaron en abrirse de sus rutinas académicas para instituir un espacio de encuentro en el cual reflexionar, crear, debatir. Se debatió de manera plural, diversa, y federal, mediante el concurso de múltiples vertientes del pensamiento. Cómo se amasó esta nación, en qué querellas se fue delineando, de qué imaginaciones, luchas y deseos fue surgiendo, qué debates y pasiones la convocaban ayer y hoy. Qué libertades prometía, qué derechos se debe, qué horizontes proyecta.

Retomando esos debates plurales, interdisciplinares y nacionales del bicentenario, nos proponemos continuar estos procesos de reflexión en vistas a la próxima conmemoración de la Reforma Universitaria de 1918. Nos sentimos interpelados por los debates que se cruzan y atraviesan en las dimensiones de los procesos sociales en más de 30 años de democracia continuada: el cogobierno; la autonomía política, docente y administrativa de la universidad, la relación entre universidad, estado y sociedad, la democracia y la ciudadanía universitaria - las formas de acceso y ascenso de los cuerpos docentes a través de concursos públicos o nuevas modalidades, la gratuidad de la enseñanza superior y el derecho a la educación superior, las responsabilidades políticas y de defensa de la democracia de las universidades; la libertad docente y la creación de cátedras libres; las prácticas de extensión, transferencia y co-construcción de conocimiento con distintos sectores sociales; y la investigación básica y aplicada sobre problemáticas que afectan a la población en su conjunto, deben ser repensadas en función del contexto actual que vive la educación pública en el país atravesada por procesos de ajuste, desfinanciamiento y orientaciones regresivas y conservadoras. Nos debemos, como comunidad académica, y para la sociedad toda, un debate profundo en torno a la democracia, a la justicia social, a la igualdad, al desarrollo de un país inclusivo y el rol de las universidades.

Repensar la Reforma del 18 en el nuevo contexto actual implica analizar un sistema universitario ampliado a nivel nacional, articulado con el resto de la educación superior y el sistema de CyT nacional. Pero también mirar su relación con una sociedad que ha avanzado en la ampliación de derechos y en formas de participación y acción política que tienen sus impactos en el mundo universitario. En este sentido, toma relevancia el debate acerca de la necesaria modificación de la Ley de Educación Superior.

Desde el ámbito de la educación, la cultura y la ciencia tenemos preocupaciones comunes y necesitamos un espacio lo suficientemente diverso y federal para aglutinar los esfuerzos dispersos de comprensión y las experiencias fragmentadas de acción. La coyuntura nos exige que sigamos garantizando espacios de diálogo y reflexión pública sobre la orientación de las políticas gubernamentales y el proyecto de país de la coalición gobernante. Porque la universidad, y en especial la universidad pública tienen mucho que aportar, promoviendo el debate e intercambio político-académico entre los más diversos sectores comprometidos contra el ajuste neoliberal que sufrimos desde hace ya más de un año.

Porque nos concebimos actores activos y comprometidos con una sociedad mejor, herederos de aquellos jóvenes universitarios que escribieron el Manifiesto Liminar, y porque es más necesario que nunca dirigirnos también a las mujeres y hombres libres de Sudamérica, hoy abrimos este Foro Universitario Federal, para construir un cronograma de actividades en todo el país.